Fede, en silencio, mientras discuten sobre Fede

fede
Noticia en el feis, la nueva plaza pública, el epicentro de la conversación contemporánea, donde los prosumidores de información se reúnen para enterarse, predicar, reírse unos de otros o insultarse. Breve y concisa la noticia divulgada por Reporte Querétaro el 29 de marzo de 2021: “¡Fe en la humanidad restaurada! Hace unos días se despertó alarma porque Fede o El Jobas, una persona en situación de calle que regularmente se encuentra en los rumbos de Juárez y Morelos (frente al Templo del Carmen), fue reportado como desaparecido. Sin embargo, hoy reapareció en su lugar de siempre completamente bañado, peinado y rasurado”. 
   Efectivamente, alguien bañó al hombre, lo calzó y lo devolvió a la civilización (es un decir, fue devuelto al tiradero de la civilización). En algún otro tiradero quedaron sus rastas de años. Volvió a su sitio, con otra envoltura, pero siendo el mismo. Para quienes lo levantaron, ese hombre era una interpelación. Estaba más allá de lo soportable. La noticia fue compartida varios miles de veces y las reacciones se sucedieron en animado tropel. 
   Aquí una selección, pasada también por la bañera del estilo, sólo para hacerla más legible: 
   Los que levantaron la ceja, sólo porque el primer mandamiento de las redes sociales ordena ¡tienes que decir algo!: “Listo para Tinder, a huevo”. “We, te dejaron rechinando de limpio”. “¿Y sí es el mismo?” No maaaaaaaaa”. “Ya encontraron al nene”. “Pusieron chulo al muñeco”. “Ya te bañaste wey”. “¿Quién se apiadó de él?” Ya le hacía falta un baño”. “Hasta que se le hizo al agua”. “¡Mira!” “¡Qué tal, eh!”. “¡Ira El Perfumito, qué cambiazo dio!” “Me pregunto si seguirá oliendo igual de rico”. “Estoy en shock”. “Ahhh, fresón”. “¿Es en serio esto?” “Puro galán de los buenos”. “Pasó de ser El Cacas a The Shit” “Es el que vimos cuando fuimos por tus tenis”. “¡El que vimos cuando estábamos buscando el vestido!” “¿Sí será el mismo?” “Yo cuando me desaparezco regreso al revés… jaja”. “No estaba desaparecido… simplemente estaba irreconocible”. “No estaba desaparecido, sólo se fue a bañar y pues sí se tardó algo”. “El gordo ya no se parece”.  “Pa que ya no te de miedo”. “Miren, qué padre”. “¡¡Bravo!!!! Qué gusto!” “La cura del Covid está en ese vato”. “Jajajaja, ojalá nos vean y nos dejen igual jaja”. “A ver cuánto le dura”. “Miraaa, jajaja, cosas de provincia”. “Las noticias en mi pueblo xD”. 
   Los que piensan en la planta productiva y en la imagen de la ciudad barroca: “No es avance que reaparezca ahí, ojalá encuentre alguna actividad qué realizar”. “Ahí debería de apoyar el gobierno con algunas terapias…” “Qué bueno, que olía muy feo”. “Mumaaaaaaa, me acuerdo que llegaba el tufo a una calle de distancia”. “Alguien que tenga negocio y pueda proporcionarle una chamba de ayudante, no sé, allí en el mercado, algo! Esas personas son las más movidas a veces”. “Qué padre, pero estaría mejor que le consiguieran un trabajo al sr. Se ve que está completamente sano y así poco a poco su situación podría cambiar”. “Qué gran avance! Esperemos así se mantenga, el siguiente paso es reintegrarlo a la sociedad… algo laboral que lo mantenga con ánimos!” “Pues qué bueno porque ya desprendía un olor bastante fuerte. Además ya limpio es más fácil que cuide de su salud pero si sigue ahí tirado sin buscar trabajo no va a tardar en volver a su mismo aspecto”. “Muy buena acción pero pues ya para qué lo dejan en la calle, le deberían de poner a hacer alguna actividad con ese cambio de look ya nadie le va dar una limosna”. 
   Los que en todo ven un estímulo para una banalidad:Awww, sus zapatitos”. “Podría ser mi tío”. “¿Este es el que apestaba?” “Lograron bañarlo!!!” “Ya bañado cambias, loba”. “¿Y si lo violaron y por eso antes lo pusieron guapo?” “¿Cuenta como secuestro exprés?”  “Quedó más presentable que yo”. “Alv, ahora hasta una novia se va a agarrar”. “Noticias que dan más años a mi vida”. “La transformación que le vas a hacer a Pablito cuando le cortes el cabello”. “No inventes, se parece a Pedro Pascal”. “Y busca novia”.  
   Los que lamentan la pérdida de un atractivo que era ya parte del paisaje: “¿Se acuerdan de nuestro paseo diario al centro en lo que salían las niñas? Lo veíamos diario!” 
   Los que vieron un acto de caridad: “Siempre es bueno tenderle la mano a alguien más”. “Las buenas obras no se pregonan, no se presumen, se hacen en el silencio. Muchos hemos pasado cerca de ese hombre y nadie por años hicimos algo semejante. Bendiciones a las personas que lo hicieron”. “Quien haya sido el que lo ayudó, no te conozco, pero te admiro como ser humano”. “Wow. Me pregunto cómo le habrán hecho, gracias, gracias, gracias”. “Bendita alma el que hizo esta muestra de amor por otro ser humano”. 
   Los que detrás de la acción vieron la mano del altísimo: “¡Gloria a Dios!” “Esto lo considero un milagro personal… gracias Dios mío por tu bondad, le rogaba a Dios por él”. “A esas personas de buen corazón pues que dios los bendiga”. “Sin palabras. Dios bendiga a las personas que se preocuparon por él”. “Es un ejemplo que después de esta pandemia nada será igual”.
   Los que esculcan entre las razones para asomarse a la seriedad profunda de la cuestión: “¿Fe en la humanidad? ¿En serio?” “¿O sea que da fe en la humanidad que se lleven a alguien contra su voluntad?” “Valdrá la pena una imagen estética o atacar el verdadero problema”. “Y se fue al mismo lugar”. “La mediocridad será la misma…” “¿Alguien me puede contar por qué lo regresan a la calle? Si tiene una enfermedad mental (que por lo que leo está así) por qué mejor no lo apoyan en algún centro para que deje de deambular y no se exponga a la gente mala. Darle ‘sobras’ o dizque caridad no es ayudar, solo lo exponen más a que no acepte ayuda de acudir a un centro de ayuda especializada”. “¿Apenas le están poniendo atención a estas personas? Eso lleva años, desde que me acuerdo a las personas en situación de la colonia donde vivo les daban levantón los de municipio y los regresaban aseados, con corte y mejor ropa con la que cuentan”. “Muchas veces se escapan, o simplemente no quieren ayuda. Y obligarlos a estar en algún lugar va en contra de los derechos…”  “Puede ser, aunque si tiene problemas mentales no puede gozar de esos derechos porque se expone o tal vez exponga a otros”. “Lo malo es que sigue en la calle durmiendo, comiendo y haciendo sus necesidades fisiológicas. Lo bañaron, lo arreglaron, vistieron pero… ¿cuánto tiempo durará para que recupere su aspecto ‘normal’?” “Pues se me hace un acto muy agresivo. Es una crueldad hacerle esto a una persona con problemas mentales. El hecho de que a ustedes les cause aberración verlo sucio y desatendido no significa que a él también le moleste. Es probable que bajo esta suciedad y desarreglo, él se ‘sienta protegido’. Es un atentado contra su integridad. El chico está enfermo, no le pueden hacer esto sólo para que ‘se vea bien’. Esto va más allá de la apariencia física. A mí me suena más a que les preocupa que el Centro Histórico se vea bonito y no que realmente les importen este tipo de personas. Pura hipocresía. Todos los comentarios que leo son porque les molesta su aspecto, nadie habla de lo que él realmente necesita. Pura hipocresía. Pobre hombre, se lo llevan a la fuerza, lo bañan, lo rapan y lo vuelven a ‘aventar’ a la calle. Eso no le ayuda en nada, sólo ustedes se sienten mejor. Un apoyo real sería un tratamiento, terapia o acompañamiento profesional, no este tipo de agresiones. Pobre, ya me imagino lo que sufrió al ser bañado. Ojalá no lo hayan lastimado”. “Vente, carnal, te vamos a cambiar la ropa, a bañar y a rasurar para sacarte unas fotitos bien culeras para las redes y todo, pero te vamos a volver a dejar ahí en la calle porque estas loquito y en realidad nos importas un carajo porque así somos aquí…” “¿Alguien alguna vez se ha puesto a platicar con él o saben su historia?”
   No faltan los que encriptan sus mensajes: “Adora el yogurt bebible, así que cuando se pueda… ya saben….”

“Fotos: Kali Cano e Internet”. (Fb de Reporte Querétaro, 29 de marzo de 2021: https://www.facebook.com/ReporteQueretaro/posts/3905806072808467).

Una semana después, Fede, Félix, Josesito. (Foto: JMZ).

Los que de todo extraen una moraleja o les aflora el remordimiento: “Deberíamos poner nuestro granito de arena…” “Eso realmente es querer ayuda sin recibir nada a cambio, no existe video del buen, buena o buenos samaritanos que le ayudaron, seas quien seas, la vida se encargará de gratificarte como te mereces”. “Qué bueno que la persona que le ayudó no lo hizo viral”. “Un acto realmente hermoso! Muchos al verlo hasta nos cruzamos la calle para evitar el mal olor que llegó a tener, nunca nos detuvimos a pensar en que solo necesitaba ayuda”. “¡Había tenido tantas ganas de hacer eso! Pero no sabía cómo reaccionaría!” “Uy, ese señor ya es como Chavelo. Pero qué bueno que esté bien, mejor o peor, pero está vivo, que es lo que cuenta”.
    Los que están siempre en la jugada, al tanto del lado revelador de los acontecimientos: “Sí vi que estaba ahí sentado pero ni lo reconocí”. “El Miados Benditos”. “¿Era El Cobijas, no?” “¿No es El  Babas?”  ¡Mira, amor, el que vimos la otra vez”. “¿Este fue el que vimos aquella vez que fuimos?” “Ese señor a pesar de su situación es muy educado, siempre me decía buenas tardes o buenos días”. “¿Se acuerdan de él, que ha estado ahí desde que yo iba a la primaria?” “Es muy bien educado y saluda obviamente alguien le hace o dice algo y contesta!!! Siempre dije que hicieran eso y lo reporté varias veces a protección civil y a un grupo de psicólogos, qué chingón!!! Ojalá él esté a gusto!” “Es el que siempre nos encontramos ahí no? Jajajjaj”. “¡Un día me puse a platicar con él, mira!” “¿Es con el que te molestaban? Jajaja”. “¿No era el que luego veíamos?” “Jajajajajaja y tú haciendo la juzgación el día que lo saludé”.  “¿De él hablábamos, vdd?” “Hace unos días vimos a una señora que estaba hablando con él, a lo mejor esa señora lo ayudó”. “Hay una señora en un grupo que estoy que pregunta mucho por él, para alimentarlo, bañarlo y cambiarlo. Ella es su ángel aquí en la tierra!”  “Lo que nos dijo el señor del hotel”. “¿Se acuerda cuando fuimos con Christy y Dani al centro de Qro. y estaba un indigente dormido en una banca con su cuerpo lleno de moscas y gusanos? Mire cómo quedó”. “Es totalmente mentira, yo pasé hace 1 hra por Corregidora, estaba afuera de ‘Cuidado con el perro’ y estaba igual”. “Dios míoooo. …uno de mis deseos cumplidos. …bendita sea la (s) personas que hicieron esto posible…” “Mil aplausos a la o las personas que se atrevieron ayudar a este ser humano, de verdad es algo muy difícil porque no sabes cómo van actuar estás personas, mi admiración para quien se atreve a bañar, cortar el pelo, etc, ayudar aunque sea de vez en cuando”. “¡El que desapareció definitivamente y pocos lo notaron fue Madaleno!” “Nada que ver, El amiguito, porque así nos dice, cada que nos saluda, está más gordito”. “Mira, flaca, al señor que le dimos el yogurt, te acuerdas?” “Una vez le vi el culo peludo por el pantalón roto, qué bueno que ya le compraron su ropita, banda”. 
   Los que no sólo están en la jugada, sino que traen la neta: “¿Vieron el video de cómo se lo llevan en contra de su voluntad para que lo regresen ‘limpiecito’?” “Ya me había preocupado ya que habían subido un video donde se lo llevaban varios hombres en una camioneta y él iba llorando”. 
   Y, por supuesto, nunca faltan los informados y regañones que corrigen a los ignorantes y dictaminan la historia del nadie: “El buen Fede, siempre tan amable, le llegué a invitar un par de cocas y unas pizzas del centro, era chido, siempre he querido platicar con él, pero le doy su espacio”. “No es Fedes o El Jobas… se llama Félix”. “Estuvo anexado”. “Recuerdo que andaba con su papá hace algún tiempo”. “Él juntaba cartón ahí en el centro con su papá, nada más que el murió ya hace tiempo”. “El hijo de don Asifo”. “Ya no será más El Cavalera”. “Pobre muchacho, sus papás lo ponen a pedir limosna desde niño”. “El sí tiene familia, una hermana y ella a veces se lo lleva a bañar y a cambiar”. “Que su pa el cagado k anda ahí en la alameda”. “Siempre alrededor de la alameda y dormía en el camellón de Zaragoza y Pasteur”. “En realidad mi esposo me contó la historia de ese señor, su familia es de dinero pero como él tiene una enfermedad pues no se quieren hacer cargo de él… y sólo van cada cierto tiempo por él para bañarlo y demás y lo vuelven a dejar ahí en la calle”. “Él tiene familia, pero jamás ha querido irse con ella, lamentablemente no se le puede forzar a nada”. “Es Josesito y vive en la esquina de mi calle, con razón no lo había visto al cabrón, jajaja, yo le llevo sándwiches de vez en cuando, duerme en la esquina de Melchor Ocampo pégale a universidad. Cabe aclarar que a José no le gusta ser bañado y por eso no va a los albergues permanentes que hay en Querétaro. Eso lo sé porque alguna vez le pregunté el por qué no iba a un albergue donde lo iban a alimentar y a darle techo, a lo que él me respondió: ‘no me gustan esos lugares porque ahí me bañan’, así que muy feliz no creo que esté ahorita, jaja”. ¿Fe en la humanidad restaurada? ¿Qué de restaurado tienen bañar a una persona en situación de calle con evidentes trastornos mentales para regresarlo a la miseria de la calle una vez más…? Por cierto, los que andaban bien preocupados porque ‘levantaron a Fede’, ‘se lo llevaron contra su voluntad’, rayan en la ridiculez de la ‘ética de pantalla’”. “Doble moral: cuando la gente lo ve le saca la vuelta, lo ven feo, lo insultan… ¿mucha preocupación? Ese pobre hombre tiene una historia muy triste, si realmente les preocupa vamos haciendo algo por él antes de que algo fatal suceda. Leí que quien lo pasea y baña lo hace cada año sin tanto escándalo ni flashes, como se hace una obra humanitaria”. 
   Y los que son, por arriba de informados y regañones, la conciencia del feis: “Le voy a platicar un poco de este señor. Él es El Fede’ causó mucha polémica ya que testigos aseguran que lo estaban subiendo a la fuerza a una camioneta para llevárselo. La verdad es que quien se lo llevó fue su familia, sí, así es su familia. Hace unos años, Fede se ponía en el mismo lugar con su papá, el cual falleció en el lugar que se le acostumbra verlo. Su familia se cansó de que Fede se escapaba y se regresaba siempre al mismo lugar donde pasó mucho tiempo con su padre. Fede es una persona que tiene una ‘enfermedad mental’, o no sé cómo se le pudiera llamar a su condición, el punto es que Fede siempre vuelve al lugar donde perdió y vivió mucho tiempo con su padre. A veces juzgamos a los demás sin conocer su historia”. 
   Y el que al final hizo a todos entrar en razón: “Discutir en fb no deja nada bueno… ¡Mejor vamos a pistiar… siuuuuu”.  

[Por la transcripción del feis: Andrés María de Úrsula]

0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x